Atlantic City, Nueva Jersey: un día de suerte

Anécdota de una aventura con final feliz en Atlantic City.

«Estuve un año como Au Pair, un programa de intercambio que te permite vivir con una familia americana mientras cuidas sus hijos. Vivían en Brooklyn, Nueva York, una ciudad multicultural que me permitió conocer muchas personas, entre ellas a una amiga de mi país.

En otoño decidimos hacer un tour de un día en bus para visitar Atlantic City en Nueva Jersey. Esta ciudad turística es famosa por sus playas y zonas de juegos para adultos. Salíamos muy temprano en la mañana y regresábamos en la noche ese mismo día. Nos fuimos un domingo porque era un poco más económico. Pero yo debía trabajar al día siguiente, por lo que mis jefes me pidieron que regresara antes de la media noche; de otro modo el lunes sería un día bastante largo cuidando a unas mellizas de 3 años durante 10 horas.

El paseo era perfecto porque según el tour, llegaríamos a la ciudad a las 8:00 pm. Nos costó $40 USD e incluía transporte de ida y regreso, almuerzo y una tarjeta de $10 USD para gastar en un casino. Yo no podía creer que por ese precio se incluían tantas cosas; no entendía de dónde sacaban la ganancia en este tipo de tours.

Estábamos felices por lo económico que salía el viaje. El guía fue muy amable, almorzamos en un delicioso restaurante y en la tarde fuimos a gastarnos los $10 en el casino. Yo, que jamás me gano nada, me gané $80 USD en solo media hora que estuvimos allí. No solo libré el costo del tour, sino que además gané un poco de dinero. Al parecer, ese día estaba de suerte, ¡todo estaba saliendo muy bien! Conocimos, comimos, recorrimos y el clima fue perfecto durante todo el día.

Foto en el casino donde me gané el dinero, Atlantic City

Tomamos el bus de regreso a New York a eso de las 6:00 p.m. Se suponía que tardaríamos unas 2.5 horas, pero en una vía muy importante nos encontramos con una fila de carros que parecía eterna; como todavía estaba temprano, no nos preocupamos mucho, pero pasaba el tiempo y seguíamos en el mismo trancón.

Nuestro bus chocó con otro carro. Aunque el accidente no fue grave, tuvimos que esperar a la policía para poder seguir nuestro camino. No pudimos dormir nada en el bus; estábamos bastante estresadas por llegar rápido de nuevo a la ciudad. La espera se hizo eterna, hasta que se solucionó el problema del choque. Llegamos a las 7:15 a.m. y yo debía empezar a trabajar a las 7:30 a.m, por lo que tuve que iniciar mi día de trabajo de 10 horas sin bañarme y sin dormir un solo minuto.

¡Al menos regresé con $80 USD más en mi bolsillo y con la experiencia de haber conocido esta hermosa ciudad!»


Síguenos en nuestras redes sociales de Facebook e Instagram y entérate de más anécdotas de viaje

Please follow and like us:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *