París: el día que conocí la Torre Eiffel y me decepcioné

Anécdota de un sueño frustrado en París.

“Uno de mis más grandes sueños desde siempre había sido ir a París. En el 2018 me decidí a cumplirlo y organicé un corto viaje por Europa que obviamente incluía subir a la Torre Eiffel.

Cuando llegué a la ciudad miraba todo con curiosidad; me parecía increíble estar ahí. Hacía mucho frío, pero yo estaba encantada. No logré comprar entradas a través de su página web, así que tuve que hacer cerca de tres horas de fila para poder ingresar a la famosa Torre Eiffel. Escogí el boleto que me llevaba hasta el último piso en ascensor, sin importar el precio ni el tiempo que me tomara. ¡Era mi sueño y lo iba a cumplir como fuera!

Cuando llegué a la cima pude admirar la ciudad por unos minutos, mientras aguantaba el viento y frío a 6C. Pero no sentí la felicidad que imaginaba, no creía estar cumpliendo un gran sueño y más bien me desilusioné un poco de la Torre Eiffel. No puedo decir que no me gustó, pero creo que mis expectativas fueron tan altas que al final no iba a poder cumplirlas. Lo que pensaba que era una gran obra, me pareció más bien otra simple torre alta con detalles bonitos. Eso sí, la panorámica me dejó sin aliento.

Desde ese día prefiero no soñar tan alto, tener expectativas simples e imaginar pero no esperar demasiado para no decepcionarme. Así me ha ido mejor y me he dejado sorprender por pequeñas grandes cosas”.

Evita que esto te pase e infórmate de otras actividades para hacer en la “Ciudad de la Luz” que no incluyen la Torre Eiffel.

Please follow and like us:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *