Vuelo a Cancún: cómo evité perderlo

Anécdota de un milagro por el que evité perder un vuelo a Cancún

Era mi semana de vacaciones. La había planeado con la ilusión de irme a descansar y relajarme durante seis días. La maravillosa playa de México me esperaba y yo estaba muy feliz por tener mi vuelo a Cancún.

Cuando lo compré, el horario de verano todavía estaba; eso quiere decir que mi calendario online lo agendó automáticamente para las 3:00 p.m. El día antes hice check-in y organicé mi horario para estar en el aeropuerto a las 2:00 p.m. Pensé que con una hora era suficiente porque no tenía que registrar maleta.

Salí de casa a la 1:00 p.m y caminé hacia el metro; me tomaba 45 minutos llegar al aeropuerto. Cuando ya estaba montada, quise revisar una vez más mi check-in y me di cuenta que decía que la hora de abordaje era a la 1:15 p.m. El calendario no se había actualizado al nuevo horario; era la 1:20 p.m y yo estaba en el metro, claramente no iba a llegar a tiempo a mi vuelo a Cancún y mi idea de estar relajada en la playa se iba esfumando.

Playa y vuelo a cancún
Playa de Cancún

Muy triste le escribí a mi mamá para contarle la situación y ella, preocupada por mí, me dijo que me tranquilizara y que corriera todo lo que pudiera, que intentara hasta el último minuto montarme a ese avión y que ella le iba a rezar a sus ángeles por mí.

Y así fue. Llegué a la última estación del metro a la 1:45 p.m, me bajé corriendo como loca, pasando entre la gente y aún con una pequeña esperanza de llegar. Pasé seguridad rapidísimo, los policías y la gente me miraban; corrí a la puerta de embarque que era la última de todo el pasillo y llegué hasta la puerta 16 sudando, temblando y pálida.

Para mi sorpresa, el grupo 2 estaba abordando en ese momento y el mío era el 3. No supe porqué se retrasó el vuelo 10 minutos, pero me sirvieron para alcanzar el avión. Inmediatamente le escribí a mi mamá para contarle y solo me dijo: «yo sabía, mis ángeles me escucharon».

Digamos que gracias a mi mamá y a sus ángeles pude disfrutar mi semana en la playa y evité perder mi vuelo a Cancún. Espero que esto nunca me pase de nuevo.

Please follow and like us:

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *